Creo que lo se…

Lo que creo saber y cómo lo se…

Viene con la marea

leave a comment »

St. Malo, Bretaña ( J.M. SANCHEZ) Me gusta pasear por la orilla del mar. Supongo que es algo que nos gusta a todos; no cuesta dinero, es sano y nos da margen para pensar en nuestras cosas. Me gusta caminar por una playa desierta y volverme para ver como el mar borra mis pisadas. Tiene un componente poético ver como desaparece todo rastro de una persona a los pocos segundos de haberlo dejado. La playa es un buen lugar para comprobar lo efímero de nuestro paso por la lvida. Los patéticos intentos por poner nuestras pisadas a salvo de la línea de la marea se verán frustrados por el viento que -despacio pero incansable- eliminará de un soplido nuestra pequeña rebeldía.  no nos damos cuenta de que estamos paseando sobre las huellas borradas de infinidad de personas que antes que nosotros pasearon por la misma costa con los mismos pensamientos en la cabeza.  Muchas veces me pregunto qué nos diría el mar si cobrara vida, si un día se levantara de su lecho y nos mirara a los ojos desde su infinita experiencia con los hombres.  El, que ha visto a los hombres bajarse de los árboles para atreverse a acercarse a su cuerpo móvil e infinito, que ha transportado semillas de tierras lejanas para crear nuevos hogares lejos de los primeros hogares, que ha servido de soporte, cuna y féretro para aquellos que osaron arañar su superficie a caballo de troncos vaciados a fuego, balsas de totora y elaboradas naos de elegante arboladura. ¡Qué nos diría el mar si nos hablara! Quizá nos contara de su relación con el viento que se empeña en rizar su piel y trata de llevarle donde no quiere estar, que le arranca tirabuzones de espuma para arrojárselos a la cara a los que contemplan la tormenta mientras quiebran los truenos todos los miedos profundos de los hombres. Me imagino al mar como una enorme mantis religiosa siempre observante. Inmóvil. Mirándonos con sus múltiples ojos advirtiéndonos de su naturaleza, consciente de que quien penetre en su abrazo puede morir en el intento. El viento cuelga como una araña sobre nuestras cabezas, intimidando con su sola presencia.  Pero cuando salgo de mi embeleso descubro que en realidad el mar nos habla un par de veces al día. Lo hace cuando nos deja en la playa su mensaje en forma de conchas, semillas y corales. Nos dice dónde ha estado, con quién se ha encontrado y cuan profundo se han removido sus entrañas. Nos deja trozos de tierra de otras tierras lejanas, vómitos de corales exhaustos y –en ocasiones- deposita con mimo los cadáveres de sus habitantes, para que todos les podamos presentar nuestros respetos.  He descubierto además un mar distinto. Como todos los que nacemos en el Norte, nuestro mirar al horizonte siempre busca el septentrión, allí donde los siete bueyes de la Osa mayor nos conducen a la estrella Polar. Para nosotros no hay luminaria en el cielo que nos proporcione más tranquilidad. Nos hemos acostumbrado a mirar a los ojos a la galerna y al viento de las brujas que –desde el sur- enloquece a la bestia y enturbia la mente; pero nos hemos olvidado de tantos vientos ilustres cómo de mirar a los lados. Aquí, en mi isla, mi Norte esta en el Oeste, donde me asomo por las tardes a ver como el sol se esconde en el horizonte tras haber aparecido emboscado desde la Sierra Madre.  Aquí se deshace la hiperbórea y son los vientos alisios los que se encargan de enfermar mentes racionales e irracionales. Aquí, el final del día es una explosión de  color, la traca final de la jornada., la guinda del pastel; el corolario. Aquí los días son una poesía nacida entre las montañas y enterrada en el mar. Viento y mar. Fuego y tierra. Así está hecho este lugar. Mientras tanto… el mar borra mi rastro.

Anuncios

Written by aitztv

28 julio, 2012 a 9:18

Publicado en Literatura, Viajes

Tagged with ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: