Creo que lo se…

Lo que creo saber y cómo lo se…

Nunca ganó las elecciones

leave a comment »

francoHoy se cumplen 80 años de la llegada de Hitler a la cancillería alemana. A todos nos ha pasado, sobre todo con los tiempos que corren, que habiendo cometido el error de hablar de política con alguien de derechas – de cualquier derecha- nos suelte lo de “¡¡también Hitler ganó las elecciones democráticamente1”. Personalmente me repugna la idea de culpar a todos los alemanes de la segunda guerra mundial y del Holocausto, pero me repugna mucho más el que haya algunos que nos vendan la idea de que los alemanes eligieron democráticamente estos hechos. Tampoco acepto que por tener pasaporte español me digan que violé, esquilmé y asesiné a las poblaciones indígenas americanas como tampoco es cierto que descubriera América. Vivimos en una sociedad en la que a los libros- en cualquier formato- se les rehuye como si tuvieran alguna enfermedad contagiosa. También es cierto que hay una enorme producción de literatura hoy en día, pero no podemos pasar por alto que en muchos casos, cuando surge una novela de éxito, se venden clones sobre el mismo tema en tal cantidad que si los pusiéramos en el agua podríamos cruzar el Atlántico sin mojarnos los pies. Sustituimos la historia por novelas históricas de escaso realismo y las damos por buenas hasta el punto de llegar a aquello de que una mentira repetida muchas veces se transforma en una verdad, cosa que es por ejemplo evidente en el caso de Dan Brown que se ha llegado a creer que lo que escribe es cierto y se ha rodeado de hermandad de catetos que no ven más allá de las pastas de sus libros. Me revienta que esos  tipos que se pasan toda la mañana “googleando” los resultados de la liga me pregunten, por ejemplo, cuál es la capital de Uruguay (¡qué guay!) o dónde está Benarés, que no es un pueblo de Madrid aunque suene parecido. Y para salir de éste jardín en el que me estoy metiendo sin querer, termino diciendo que todos hemos visto las opiniones “doctas” de muchas de éstas personas en los comentarios que hacen pontificando desde el anonimato y cometiendo faltas de ortografía que dejan a la clara cuántos libros han leído en su vida, incluyendo el listín telefónico, la cartilla de ahorro y el catálogo de Venca. Pero volviendo al origen de este post, se me hace especialmente duro que de un hecho terrible como fue la segunda guerra mundial y la actuación de Hitler se opine sin saber o al menos sin pretender saber. Cito alguno de los errores más comunes cuando se habla de este asunto.

Falso. Técnicamente nunca ganó unas elecciones libres. El mejor resultado de su partido fue de 230 escaños de un parlamento de 580: no pudo formar gobierno. Se volvió a votar cuatro meses después y bajó hasta los 196 escaños, menos de la tercera parte del arco parlamentario. Además, aunque hubiera ganado su partido no podría gobernar Alemania por la misma razón por la que Swarzenegger nunca podrá ser presidente de los Estados Unidos: ambos son Austríacos. Un anciano Hindenburg, presidente democrático entonces, decidió que siendo el partido Nazi él más votado tenía que estar en el gobierno y le entregó poderes limitados: lo hizo diciendo: “Y ahora, señores míos que Dios los asista”.  Unos meses después Hindenburg falleció de demencia senil. En su anciana  y torturada mente de monárquico convencido confundía a Hitler con el Káiser hasta el punto que la víspera de su muerte lo llamó “Majestad”. En poco más de 70 días, y bajo la excusa de que los responsables del incendio del Bundestag eran los comunistas, Hitler se hizo con el poder absoluto, derogando la libertad de prensa, de expresión y de asociación. Su voluntad democrática queda clara cuando en 1923 intentó tomar el gobierno por la fuerza, siendo acusado después de alta traición. Curiosamente sólo pasó 9 meses en prisión.

  • Fue un brillante militar.

Jamás pasó del grado de cabo. Es más: escapo de Austria para librarse del servicio militar aunque posteriormente dijo que era por la mezcla racial del ejercito Austríaco. Fue localizado pero, al ser examinado, se le declaró “No Apto” para el servicio. Después de esto se presentó voluntario al ejército…alemán. En sus propias palabras la actitud de un militar debía ser: «Respetar al superior, no contradecir a nadie, obedecer a ciegas». Tenía dos Cruces de Hierro y siempre lucía en su uniforme la de primera clase. Se decía que se la concedieron por haber capturada él sólo a 15 soldados enemigos. En los completísimos archivos militares alemanes no figura nada parecido. la de segunda clase se la dieron por haber salido vivo de su primer combate. Fue un soldado totalmente impopular entre los compañeros y entre los oficiales, que le consideraban “carente de mando”.

  • Era un hombre preparado para gobernar.

No lo creo. No terminó la secundaria. Le echó la culpa a su padre pero cuando murió tampoco obtuvo buenas notas. Gobernar por el látigo no exige preparación alguna. Siempre eligió el camino fácil. Si destacó, sin embargo, como orador. Tampoco lo admitieron en la Academia de Bellas Artes de Viena por falta de talento. Dicen algunos que acusó a  los examinadores de ser judíos, hecho que en parte alimentó más aun su ya incipiente racismo y antisemitismo. Odiaba Viena por ser una ciudad cosmopolita y multicultural. Vivió en la miseria culpando a los demás de su falta de talento hasta que comenzó a vender algún cuadro. Como pintor, si ser un fuera de serie, era un artista pulcro.

Para terminar…

  • Hitler sólo tenía un testículo.

No parece cierto. Es posible que una canción satírica inglesa creara el mito:

(Si alguien quiere intentarlo se canta con la melodía de la Marcha del Coroenl Bogey de la película “puente Sobre el Río Kwai)

Hitler has only got one ball

The other is in the Albert Hall

His mother,

The dirty bugger,

Cut it off when he was small

Hitler has only got one ball

Hess has got no balls at all

Himmler had something similar

But poor old Goebbals

Had no balls at all*

(Hitler sólo tiene una bola

la otra está en el Albert Hall

Su madre,

La sucia cabrona,

Se la cortó cuando era pequeño

Hitler sólo tiene una bola

Hess no tiene ninguna bola en absoluto

Himmler tenía algo similar

Pero el pobre viejo Goebbals

No tenía pelotas )

Pues eso…

Anuncios

Written by aitztv

30 enero, 2013 a 0:01

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: