Creo que lo se…

Lo que creo saber y cómo lo se…

“… the day the music died.”*

leave a comment »

800px-HollyMonumentEl tres de febrero de 1959 un piloto inexperto estrelló su avioneta Beechcraft Bonanza en un campo de maíz cerca del aeropuerto de Mason City del que había despegado, en Iowa. La niebla y las bajas temperaturas que convirtieron el suelo en una alfombra blanca despistaron al novato que no supo interpretar lo que los instrumentos decían.  Falleció al instante y con él sus tres pasajeros: Charles Hardin Holley de 22 años, J.P. Richardson de 28 y Ricardo Esteban Valenzuela Reyes, de tan solo 17. El autobús en que viajaban tenía una avería y la calefacción no funcionaba. Richardson estaba enfermo y le pidió a un amigo que le dejara la plaza en la avioneta para poder llegar antes al hospital. Valenzuela por su parte ganó a cara o cruz el billete a un compañero. Charles Hardin de buen humor dijo a los que se quedaban en tierra: “Espero que se averíe el autobús”, a lo que alguien contestó “Y yo que se estrelle tu avión”. Pagaron los 36 dólares del vuelo y casi nada más despegar ese día pasó a la historia. Esos tres pasajeros eran, ni más ni menos, Buddy Holly, “Big Bopper” y Ritchie Valens… And the music died.

Ese mismo año Elvis Presley, que ya había elegido a Buddy Holly como su telonero oficial, comenzó su servicio en Vietnam a la vez que su adicción a las anfetaminas jaleada por algunos de los superiores del ejército. Estos dos hechos han convertido en el año 1959 en el año en que la música- en particular el Rock- murió. El Sargento Presley no compuso mucho durante la guerra pese a que publicara más de cuarenta temas de éxito durante ese periodo. Fue su representante quien, sabedor de lo que se avecinaba,  puso en conserva un buen montón de grabaciones inéditas y las fue soltando con milimétrica fluidez durante esos dos años.

Hablar de la influencia de Elvis en la música es como meter un dedo en al agua para llegar a la conclusión de que está mojada. Sin embargo, la aportación de Holley, Bopper y Valens es tan importante como la del propio Rey. Muchos músicos del momento y otros que serían famosos al cabo de los años quedaron marcados por el accidente. Eddie Cochran, sobrecogido, compuso su célebre “Three Stars”: Don McLean, entonces un joven vendedor de periódicos, compondría “American Pie”.

“Ritchie, you were just starting to reallize your dreams
Everyone calls me a kid, but you were only seventeen…

Buddy, I can still see you with that shy grin on your face…

I see a stout man, the Big Bopper’s your name…”

(Ritchie, estabas  empezando a realizar tus sueños
Todo el mundo me llama  niño, pero tú  sólo tenías diecisiete años …

Buddy, aún puedo verte con esa sonrisa tímida en su cara …

Veo a un hombre recio, el Big Bopper es tu nombre … ‘)

(from “Three Stars” by Eddie Cochran)

Pero la vida y la muerte a veces tienen sus sarcasmos: Eddie Cochran Fallecía en un accidente de coche apenas un año después. Los Beatles reconocieron la influencia de éstos músicos en diferentes momentos. Paul McCartney es actualmente el dueño de todos los derechos de la obra de Holley mientras que George Harrison aprendió a tocar la guitarra con los discos de “the Crickets”, la banda que le acompañaba. De hecho los Beatles (que fonéticamente significa “escarabajos”) tomaron su nombre en referencia a los Crickets (que significa “grillos”). Se dice que McCartney se ganó la admiración de Lennon interpretando a la guitarra al propio Eddie Cochram (“Twenty-Flight Rock”). Poco hay que decir de la influencia de la figura de Ritchie Valens en artistas como Santana a través de lo que se llamó el “Chicano Rock”.

Los músicos: una vida ambulante. Nómadas modernos del arte que viajan con su obra puesta como si fuera su segunda piel. Son un colectivo que han padecido accidentes por encima de la media a causa de la prisa, de la falta de sueño o simplemente de la mala suerte. En un avión dejaron su vida Carlos Gardel, Ottis Redding, los Lynyrd Skiynrd, Patsy Cline, Stevie Ray Vaughan, John Denver o Randy Rhoads entre otros muchos. Puede ser éste un buen momento para escuchar un “Everyday”, “Donna” o “Chantilly Lace” como recuerdo y homenaje.

Son sólo una parte de los fallecidos: estos son los famosos. De los músicos que cada verano recorren los mapas del mundo y que muy a menudo dejan la piel en la carretera es difícil acordarse porque son artistas anónimos que quizá, solo quizá, también fueran inspirados por aquellos a los que hoy hemos dedicado un recuerdo.

*El título del post recuerda la canción de Don McLean “American Pie” basada en “el día en el que murió la música”, como se conoce al 3 de Febrero de 1959.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: