Creo que lo se…

Lo que creo saber y cómo lo se…

Flogisto, Hefestos, Pyralis, cubalibres y otras hierbas

leave a comment »

453px-PriestleyUn 6 de febrero fallecía en Pennsylvania Joseph Priestley un intelectual hijo de aquellos tiempos en los que la conciencia permitía dualidades como ser científico y teólogo, clérigo y político o todas esas cosas a la vez.  Vivió a caballo entre dos siglos y enrte dos mundos. Nació y vivió en el Reino de Inglaterra y vivió y  murió en Los recién nacidos Estados Unidos de América. En aquellos años la ciencia aun estaba teñida de ciertos matices teológicos y mágicos, si es que realmente existe una diferencia entre ambos. Priestley fue uno de los primeros en aislar el oxígeno en forma gaseosa, por lo que a veces se le atribuye el descubrimiento del mismo, sin embargo parece más lógico atribuir este hallazgo a Lavoisier, de quien fue encarnizado enemigo científico. Este empecinamiento en teorías más de alquimia y astrología que de ciencia en su ámbito repetible y falsable hicieron descender a Priestley en el “hit Parade” de los científicos famosos, o al menos más renombrados.

Pocos elementos han cautivado más al hombre que el fuego. Junto con la tierra, el agua y el aire forman los fundamentos clásicos de la historia de la humanidad y de cómo la humanidad ha pretendido reconocer la Naturaleza y la forma en la que esta puede ser comprendida y explicada. Desde el más profundo de los pensamientos griegos hasta hoy día el fuego, como forma pura de energía, se resistía a cualquier intento de disección. Su naturaleza mutable y la imposibilidad de embotellarlo, transformarlo e incluso detenerlo ha obligado a generaciones, razas y pueblos a limitarse a su contemplación y a elucubrar sobre sus mecanismos con mayor o menor acierto. Hoy en día casi cualquier persona sabe que el triángulo de fuego exige que para que exista combustión se han de encontrar tres elementos (de ahí lo del triángulo). Necesitamos carburante, comburente y temperatura. Si nos fijamos en el motor de explosión vemos claro el circuito. El carburante (gasolina) mezclado con el comburente (aire) en presencia de temperatura (chispa) produce un combustión cuya energía transformamos en movimiento. Si uno de los elementos falla no triangulo_del_fuego_tarjeton-p137162463874830276b26lp_400se cierra el círculo mágico del fuego. El aire en sí no es el comburente, sino el 21% de oxígeno que lo compone. Todos hemos puesto un vaso sobre una vela para ver cómo se apaga en cuanto el Oxígeno se consume. Este ejercicio de primaria no era en cambio tan sencillo de entender a principios del Siglo XIX y el fuego se explicaba por poderosas alianzas y metafísicos contubernios que desmontó Lavoisier pieza por pieza, hecho que Priestley, tan radical como terco, se negó a aceptar con inamovible actitud.

El fuego, ese elemento que muchos consideraban vivo, no aceptaba el estudio directo. hacía falta un ejercicio constante de pensamiento lateral para analizar no el hecho, sino sus consecuencias. Observar durante horas a las llamas intentando predecir un patrón era una pérdida de tiempo que sin embargo si cedió la llave para entender otros elementos de la naturaleza. Kekulé se quedó en cierta ocasión hipnotizado delante de las llamas de la chimenea y en un estado de conciencia crepuscular imaginó serpientes que se devoraban si mismas: inmediatamente postuló el carácter anular de la molécula de benceno cuya configuración llevaba años quitando el sueño a los químicos. Hoy sabemos que acertó. Priestley por su parte se perdió en razonamientos alquímicos con su “teoría del Flogisto”, según la cual el hipotético elemento “Flogisto” determinaba la condición de combustibilidad de los compuestos: Si pierdes flogisto ardes. Si no ardes es por que se te ha terminado el flogisto. Elegante y simple, pero falso. El fuego siempre ha sido un mal negocio, de ahí las célebres alusiones metafóricas a lo que le ocurre al que juega con él. Aristóteles, según cita Plinio el Viejo” en su disparatada “Historia Natural” ve en el fuego una criaturas llamadas “Pyralis” (pyrausta) que son como pequeñas moscas con cuatro patas y alas que sólo pueden volar entre las llamas, muriendo al instante si salen HefestoyAteneadeBordoneal aire. Añadía que eran fáciles de ver en los hornos de cobre de Chipre, extremo que ni Aristóteles ni Plinio comprobaron. No es extraño. A los griegos (clásicos) les encantaba pensar, no experimentar. La lógica aristotélica, precursora del onanismo mental del Sr. Spock, no necesitaba de experiencias repetibles: no pensaban el nuevas tecnologías como ahora (No. La vaporetta no es exáctamente una nueva tecnología). El negocio del fuego era tan despreciado que a Hefaistos, dios griego del fuego y la forja, lo echaron a patadas del Olimpo… por feo. A fe que debía de serlo porque fue su propia madre, Hera, la que decidió quitarlo de en medio por el sistema de encalomárselo a los mortales. La verdad es que como dios le salió un churro. Cojo, feo y tullido se llevó al huerto contra todo pronóstico a la diosa de la belleza, Afrodita, que tardó “cero coma” en “cornificarle” con Ares, mucho más guapo. ¡Ande va usté a parar!. Se dice que después intentó violar a Atenea, cosas de dioses, pero que falló el tiro y de su semilla derramada nació Gea, la tierra sobre la que vivimos. No se cómo nos deja esto a los pobrecitos mortales y prefiero no pensarlo.

gin-tonicPero volviendo a la historia de la ciencia no quiero pasar por alto el descubrimiento que dio plaza entre los inventores a Josheph Priestley. Añadió Bicarbonato de sodio a la limonada y ¡voila! Inventó la soda.

Así pues, no comulgamos con Priestley en esto del Flogisto, pero gracias a él podemos tomarnos unos gintonics apoteósicos de vez en cuando. Mi consejo: si no te gusta mucho el gintonic, pruébalo sin tónica.

 

Anuncios

Written by aitztv

5 febrero, 2013 a 23:59

Publicado en Ciencia, Historia, Literatura, Periodismo digital

Tagged with

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: