Creo que lo se…

Lo que creo saber y cómo lo se…

Es como si confesara un crimen…

leave a comment »

mono humano - Time Inc. CNNEsas son las palabras que salieron de la boca de Charles Darwin cuando no tuvo más remedio que concluir que las especies evolucionaban y que tenemos un ancestro común. Corría el siglo XIX entonces. Hoy estamos en la segunda década del XXI y muchos sólo repiten mecánicamente que Darwin dijo que el hombre proviene del mono. Me confiero un curioso ignorante o más bien un ignorante curioso, que el orden de ciertos factores si que puede alterar el resultado. Ignorante porque creo que el proceso deductivo parte de ahí y curioso porque me molesta mucho, con las fuentes de información que tenemos hoy a mano, que el personal sólo use Internet para ver los resultados de la liga.  Aquel que hoy en día no corrige sus fallos habituales – me refiero a sus carencias de conocimiento- debe ser catalogado directamente como idiota. No hay excusa. Pese a todo para muchos analfabetos funcionales el conocimiento se basa en la simplificación: Por ejemplo. Darwin: “ El hombre viene del mono”, Einstein: “Todo es relativo”, Descartes:”Pienso, luego existo”, Sócrates “ Sólo se que no se nada”… Está claro que algunos no descienden del mono: no superarían ese estadio evolutivo.

maurizio_tazzuti_giordano_bruno_2008Me he quedado helado cuando intentando ponerme al día de cosas que me he perdido los últimos tiempos por causa de los viajes, he visto que en un aula de ingeniería los alumnos aún niegan que el hombre haya visitado alguna vez la luna. Los que internacionalmente niegan aquella hazaña y los que hoy en día aun niegan la evolución tienen algo en común. Su documento de cabecera es…¡La Biblia!. Es de suponer que una vez que la carga de las pruebas ha aplastado cualquier posible objeción a estas realidades esconderse detrás de un libro de oscuros orígenes es la única alternativa. Aclaración: me refiero a oscuros orígenes en el sentido de desconocidos, no busquéis más intenciones ni pongáis en mi boca lo que no he dicho. En cualquier caso lo que si afirmo es que no creo que exista un libro escrito con mayores dosis de sangre, injusticia, cacicadas y mala leche ni que haya salido tan caro a la humanidad. A través de ese libro se ha enterrado historia, conocimiento, personas y pensamiento en cantidades navegables. Entre sus líneas se pierde la maravillosa américa precolombina o el avance de los pensadores que simplemente fueron repudiados, humillados o quemados: Copérnico, Servet, Brahe, Bruno, García de Orta, Galileo…

Si existe un libro culpable de millones de muertes, de la exterminación de civilizaciones y de humillación del ser humano, no es desde luego lo que escribió Darwin (o Wallace o Lamarck). La ciencia nunca ha buscado la destrucción de la idea de dios. Algunos científicos, como Darwin, que era teólogo, dicho sea de paso, pensaban que la ciencia podría ayudar a entender la obra del creador.

imagesLa idea de la evolución no nace en Charles Darwin por generación espontánea. Su abuelo, Erasmus Darwin, ya la había anunciado años antes aunque nunca abundó demasiado en sus mecanismos. Charles intentaba demostrar lo absurdo de la idea y que la evolución simplemente no existía. Tardó 20 años en  publicar los resultados: era cierto. las especies devienen en otras y las pruebas son contundentes, irrechazables. A veces pienso que se el joven Wallace no hubiera llegado a la misma conclusión que Darwin, este nunca hubiera publicado su obra.

Para los amigos del resumen, los de la comida rápida científica, Darwin nunca dijo que el hombre viniera del mono. El mono no es un error de la naturaleza para hacer un hombre. El el-mono-que-salio-demono es un éxito como mono al igual que el hombre es un éxito como tal hombre. El hombre tiene un antepasado “mono”, eso es aceptable: pero también tiene un antepasado reptil, un antepasado anfibio y un antepasado pez. Y si seguimos bajando nos encontraremos con un antepasado en forma de ascidia marina. Pero en nuestra pazguata visión sólo nos preocupa lo del mono: nos suena mal. Nos molesta porque en el fondo nos parecemos demasiado a ellos o ellos a nosotros. La evolución humana hay que reescribirla casi a diario, lo cual no la invalida. Pensábamos que veníamos de África, pero entonces aparecen unos restos en Georgia (antigua URSS, no USA) y tiran por tierra el épico viaje de la humanidad a lomos del Homo erectus. El registro fósil de  los monos y homínidos es muy limitado, apenas un par de cientos de huesos y media docena de esqueletos más o menos completos. Nuestros cráneos son muy frágiles y sólo suelen aparecer fragmentos y mandíbulas. Los homínidos eran, además, demasiado inteligentes para caer en las trampas habituales de arena, agua o brea en la que otros animales son frecuentes. Las divisiones que hacemos pueden no ser ciertas. Se trata de clasificaciones hechas a medida de nuestra conveniencia, para facilitar el estudio y la sistematización. Y sin embargo… ¡evolucionamos!.

0Nos quieren confundir con la fritanga del “Diseño inteligente”. Seamos serios: si hubiera un diseño detrás de la creación del hombre ese supuesto ingeniero terminaría sus días de reponedor de supermercado. Como diseño somos una chapuza. Tenemos más dientes de los que nos caben en la boca, los vasos de nuestras piernas no soportan la presión sanguínea (las varices son el precio de haber dejado de caminar a cuatro patas: sólo el hombre las padece) y nuestros sentidos son de mercadillo comparado con los de la mayoría de los animales. Os dejo una perla de estos amigos del diseño inteligente.

“Las cosas no caen porque actúa una fuerza gravitacional, sino por una inteligencia superior,” Dios “si se quiere, los está empujando hacia abajo” (Gabriel Burdett, miembro de Científicos del Centro Evangélico Para La Fe Basada en el Razonamiento (CCEPLFBR))

charles.darwinUn día como hoy nacía Charles Darwin. Un hombre que fue lo suficientemente valiente para hacerse las preguntas pertinentes e intentar encontrar las respuesta. Puede ser hoy un buen día para dejar de ser un mentecato e intentar leer algo que se fundamente en argumentos que no sean la simple tradición oral modificada y aderezada al gusto por el paso de los siglos. Todos podemos creer en lo que queramos creer: pero en casa. En la calle el único motor efectivo ha de ser el pensamiento racional. No todo ha de ser visto; un cristiano no ha visto a Jesús pero cree en El por las consecuencias de su obra. De igual modo no hay que ver los gluones ni ver a todos los seres que nos precedieron para constatar nuestro parentesco. Somos la consecuencia de ello y como tal debemos tratar a la ciencia con respeto, porque en ella están escritos también los pasos de nuestro futuro.

Anuncios

Written by aitztv

11 febrero, 2013 a 23:59

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: