Creo que lo se…

Lo que creo saber y cómo lo se…

El lado oscuro de Leonardo

leave a comment »

Possible_Self-Portrait_of_Leonardo_da_VinciLeonardo da Vinci despierta a partes iguales admiración y simpatía en las personas. Su aspecto de anciano despistado a medio camino ente Marx y el abuelo Cebolleta añadido a su historia mechada de realidades e invenciones no deja a nadie indiferente. Junto a sus creaciones propias, la imaginación de unos y el despiste de otros han contribuido a hacer crecer la leyenda de un gran hombre, pero que como tal tenía virtudes y defectos. Sin detrimento de las primeros, me gustaría bucear un poco en la parte menos conocida del renacentista por excelencia.  No se trata de nada exhaustivo: yo no puedo glosar la obra de Leonardo. Sólo intento levantar el polvo de algunos rincones para mostrar lo que se esconde debajo.

códice-sobre-el-vuelo-de-los-pájaros-leonardo-da-vinciSi nos fijamos en la persona antes de entrar en el artista parece claro que padecía un problema de atención. Leonardo no terminó prácticamente ninguna de sus obras. Su célebre Mona Lisa viajó con él hasta su muerte y nunca la dio por finalizada.  Le resultaba tan difícil concentrarse en una sola cosa que su atención saltaba de una tarea a otra sin concluir ninguna de las dos. Otro aspecto importante de sus escritos es que era zurdo. Para muchos este detalle ha dado pie a las más extrañas elucubraciones sobre su escritura y su posible pertenencias a órdenes, sectas, o clubes muchas veces inexistentes. Leonardo escribía al revés para que su mano no emborronara lo escrito. Actualmente se acepta que no era disléxico, sino que simplemente se precipitaba en la escritura. Cuando escribes con la izquierda, hacerlo comenzando por el margen derecho evita que tu mano tape lo escrito, tienes mejor luz y no emborronas lo escrito, sobre todo si como Leonardo escribías con los materiales de la época, que tardaban en secar. Este extremo es para mi indiscutible porque yo mismo lo hacía de pequeño, antes de saber que existió un señor llamado Leonardo, hasta que mis maestros nacionales de mi escuela nacional optaron por vendarme al cuerpo la mano izquierda – la izquierda no era nacional-  y obligarme a escribir con la derecha, factor que me confundía tanto que incluso me provocaba el vómito (este hecho me hizo devenir en lo que se llama un “zurdo contrariado”, que es aquel al que la mano izquierda se le bloquea para lo aprendido, aunque no para las acciones involuntarias).  Saquemos pues de aquí al escritor Dan Brown y su inexistente priorato de Sion y a otros tantos iluminados que tanto han confundido a sus lectores.

461px-Taccola_overbalanced_wheelLeonardo buscaba conocimiento a cualquier precio, pero hay otras dos cosas que le interesaban también de gran manera: Las máquinas de guerra y la gran escala.  Muchos quizá no sepan que a Leonardo no le interesaba la pintura ni la escultura más allá de su utilidad para el desarrollo de sus máquinas de guerra. De hecho pasó su juventud ofreciendo sus diseños a todos los dirigentes de la Italia de la época importándole muy poco que fueran entre ellos rivales o rivales de su ciudad natal. En ese sentido no fue muy afortunado, aunque su ingeniería de guerra era, al parecer, bastante deficiente dándose el caso de diseños en los que las ruedas giraban en sentidos opuestos haciendo imposible el movimiento de su vehículo. Por estas razones sus obras artísticas le causaron denuncias por parte de los contratadores: Leonardo no terminaba la obra o el resultado era deficiente.  Un caso flagrante es el de la “última cena”. Amén de que Dan Brown no es el padre de la idea de que una mujer fuera 490px-Leonardo_da_Vinci_004una de las integrantes del cuadro (ya se había publicado antes, en 1993 por Vittoria Haziel) todos pensamos que la obra se ha deteriorado con el tiempo hasta el estado actual, que hace muy difícil la interpretación de la misma. Bien: La última cena se comenzó a despegar de la pared inmediatamente después de haber sido pintada. La mayor parte de la obra no la ha visto ni Dan Brown ni ninguna persona viva. Sabemos que sus modelos eran reales, hecho que desarma la teoría de la Magdalena. Leonardo hizo entonces lo que hoy llamaríamos simplemente una chapuza. Sabedor de que su intento de ser lo más fiel posible a los modelos no cuadraba con la velocidad que exige la pintura al temple de un fresco – trazos rápidos y muy pocas correcciones- intentó pintar al oleo sobre yeso mezclando endurecedores, aglutinadores y muchas técnicas que él mismo escogió.  Cansado y presionado la dio por terminada  a regañadientes Su éxito fue tan instantáneo como su deterioro. Observemos que las dos obras que cualquiera mencionaría de Leonardo, La última cena y la Mona lisa , son dos obras inconclusas.

vitruvio-manComo ingeniero tampoco podemos darle una gran nota. Ni una sola de sus invenciones funcionaría, ese es el hecho. A ello hay que sumar que la mayor parte de sus creaciones no son originales. Años antes Taccola había diseñado casi todo lo que después vemos en los cuadernos de Leonardo. La obra de Taccola fue depositada en manos de Di Giorgio que fue contemporáneo de Leonardo. Al menos uno de los cuadernos de Taccola fue hallado entre las pertenencias de Leonardo, con notas del mismo Leonardo. Así que es seguro que conocía el trabajo de Taccola, como probablemente el de otros muchos ingenieros civiles y militares de la época. Entre los apuntes de Taccola vemos la primera representación del hombre de Vitrubio (también atribuido a Giacomo Andrea da Ferrara), la escafandra, ruedas balanceadas, maquinas de guerra…

davinci05Leonardo  merece una mención especial si hablamos de volar. Se dice que él diseño la primera maquina volante. No es cierto. Elimer de Malmesbury ya había volado varias decenas de metros en el siglo IX con unas alas a la espalda. Se rompió las dos piernas pero sobrevivió. Después del experimento hizo una observación que da verosimilitud a su historia: “Me ha faltado una cola” dijo. El célebre dibujo de Leonardo de una máquina voladora en espiral que muchos consideran un antecesor del autogiro no es tal. Leonardo copió un juguete proveniente de la China que si, efectivamente volaba, y Leonardo simplemente lo dibujó cambiando la escala: lo hizo enorme. Leonardo ignoraba sistemáticamente que las cosas cambiadas de escala no conservan las características de su origen. Tampoco las ballestas mastodónticas que dibujaba tenían opciones de ser utilizadas. El que quiera probar puede dejar caer una miniatura de coche desde lo alto de una mesa y ver como no le ocurre prácticamente nada; Cambia la escala y deja caer un coche real desde 50 metros de altura: observa el resultado. Efectivamente: siniestro total.

efe-leonardo-da-vinci-dibujos-de-anatomia-arteDonde no podemos dejar de admirar a Leonardo es en su faceta de anatomista. Sus dibujos minuciosos nos descubren que él trataba al cuerpo humano, una vez desprovisto de la vida, como una máquina que había que estudiar e interpretar. En ese sentido Leonardo fue tal vez el padre de la ingeniería inversa, esa que tanto preocupa hoy a las industrias actuales. Sabemos que ahí no se fio de nadie. Diseccionó de forma exquisita cadáveres uno tras otro. Estudió cada nervio, cada hueso, cada coyuntura con un detalle macabro. Nos dejó maravillosos dibujos que evidentemente y pese a todo lo dicho, sólo pueden nacer de la mano de un genio. Se quejaba de que sus manos no podían expresar todo lo que su mente veía y creaba. Por eso, retocaba una y otra vez, intentando alcanzar la perfección que el buscaba. Al final desistía. Por eso la mayoría de sus obras nunca fueron terminadas.

índiceDada su interesante personalidad, Leonardo Da Vinci ha sido introducido en docenas de intrigas de las que poco podemos decir, salvo que en su mayoría tienen visos de no ser muy reales. En 2010 un grupo de científico italianos pidieron permiso para abrir la tumba de Leonardo en el castillo de Amboise, en Francia. Dicen que pretendía comprobar a través de su cráneo si la Mona Lisa es en realidad un autorretrato del propio Leonardo vestido de mujer. No nos olvidemos que la revolución francesa destruyo la tumba original de Leonardo, por lo que en Amboise hay una inscripción que dice: “Aquí se cree que reposan los restos de Leonardo da Vinci”. También en Francia está el precioso castillo de Chambord, en la rivera  Loira (el Loira está considerado el último río salvaje de Francia y es precioso de ver en toda su extensión) En su interior hay una escalera de doble hélice (si Watson y Crick lo hubieran visitado quizá el ADN se hubiera descubierto antes). Es atribuida a Leonardo aunque no hay pruebas de ello. ¿Por qué se le atribuye?. Simplemente porque es genial y nos hemos acostumbrado a que lo genial zz345dd80aproceda de este hombre. La Sindone o sábana Santa de Turín, que pese a todos los magonios y grullos nunca envolvió cuerpo alguno en las proximidades del siglo I, es atribuida a una broma de Leonardo.  Se dice que fue un experimento con la “cámara oscura” y que se demuestra porque la cara del supuesto Jesús no es más que otro autorretrato del propio Leonardo.Ya hemos hablado del intento de implicarlo en oscuras tramas de extraños prioratos y de sus relaciones con la familia carolingia.

Tal día como hoy,en 1967, se encontraron en Madrid 700 páginas manuscritas de Leonardo: estaban perdidas en la Biblioteca nacional.

Leonardo Da Vinci: siempre genial. Tal vez nos haga falta pensar que en realidad nunca murió y está disfrutando de otro tipo de eternidad con Elvis y Mikel Jackson. A lo largo dela historia nos hemos tragado cosas peores así que… ¿Por qué no?.

Anuncios

Written by aitztv

12 febrero, 2013 a 23:39

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: