Creo que lo se…

Lo que creo saber y cómo lo se…

Quemadle vivo, pero que no sufra.

leave a comment »

220px-Giordano_Bruno«El martes por la mañana en Campo de’ Fiori fue quemado vivo ese malvado fraile de Nola, el que se mencionó antes: el más obstinado de los herejes, y debido a que había formado en su imaginación determinadas creencias contrarias a nuestra fe, y en particular sobre la Virgen María y los santos, este malvado hombre quiso morir obstinado en sus creencias. Y dijo que moría como un mártir, y voluntariamente, y que su alma ascendería con el humo hasta el paraíso. Bueno, ahora verá si dijo la verdad».

Hay todavía por ahí nos cuantos beatopitecos empeñados en defender a las religiones de las causas contra los científicos y pensadores argumentando que nunca la iglesia ejecutó –eufemismo por asesinó- a nadie por causas que no fueran teológicas. Técnicamente no les falta razón; si te queman vivo por hereje es un argumento teológico. La pena es que es una falacia tan obvia que no merece la pena gastar un segundo en explicarla.

En el año 2000 Juan Pablo II pidió perdón por la atroz muerte de Giordano Bruno, aunque inmediatamente después los cardenales Ángelo Sodano y Paul Poupard aclararon que sólo hablaban de su profundo pesar de que a Bruno lo quemaran vivo, pero que en ningún caso eso significaba la aceptación de sus teorías. Es curioso como cuando una religión dice que dios hizo al hombre en un ejercicio de alfarería hay que considerarlo un hecho y no desdice a quienes lo aceptan literalmente, pero si alguien dice que la tierra gira en torno al sol, eso es una teoría inaceptable. Pero veamos: ¿Qué dijo Giordano Bruno que la iglesia no puede aceptar?

Pongamos primero en contexto a Bruno, que no sólo consiguió que lo odiaran los católicos sino que logró lo mismo de luteranos y calvinistas. De hecho fue sacerdote Dominico y después se unió al calvinismo. En realidad da lo mismo. Los calvinistas ordenan a las personas por la voluntad divina y los luteranos por su fe, argumentos todos ellos muy mesurables y objetivos, como podemos ver. Sería injusto hablar sólo de las atrocidades de la iglesia católica sin pasar por los oficios que estos movimientos basados en el cristianismo perpetraron. Unos y otros tienen sangre en las manos.

platonGiordano Bruno creía profundamente en el pensamiento de Parménides (buscad en el libro de “filo” de tercero de BUP) que en parte aparece también en las obras de Aristocles (Platón, para los amigos), Empédocles o Demócrito. pero quizá su influencia más profunda la tomo de Nicolás de Cusa, gran reformador y uno de los padres del pensamiento renacentista. Fue creador de ideas muy complejas sobre el ser, pero quizá su mayor aportación fue concluir que la humanidad está en todos los hombres y la divinidad en todas las cosas. Este pensamiento roza el animismo, pero Bruno se atrevió a atravesar esa frontera para afirmar hemos descubierto el infinito efecto de la infinita causa (…) y sabemos que no hay que buscar la divinidad lejos de nosotros"

Pensaba que Copérnico se había quedado corto y que el heliocentrismo no era sólo una explicación de la mecánica celeste sino que albergaba en su interior consecuencias filosóficas de mayor calado. Hizo una maravillosa pirueta mental para terminar con la bóveda celeste y expandir la idea del universo hasta el infinito, donde él situó más sistemas solares, más galaxias, más planetas… Y da un paso más aún: si el universo es infinito todos los puntos, y a la vez ninguno, son su centro. Por lo tanto, dada la innegable existencia de dios, éste debe de estar en todos los puntos a la vez y dado que esos puntos puede ser infinitamente pequeños (recordemos que todos los hombre tienen su parte de humanidad por pequeña que sea), dios está en todas y cada una de las cosas que existen porque la potencia creadora es imposible de limitar. En resumen: el mundo tiene alma.

“Por pequeña e ínfima que se conciba una cosa, tiene en sí una parte de substancia espiritual, la cual, si se encuentra bien dispuesta la materia, la lleva a ser planta o animal, y forma los miembros de cualquier cuerpo que comúnmente se considera animado. Pues el espíritu se encuentra en todas las cosas, y no hay corpúsculo , por mínimo que sea, que no contenga en sí una porción de él suficiente para animarlo" De la causa, principio y uno. Giordano Bruno.

Esto planteaba varios problemas:

Uno, que la santísima trinidad no tiene sentido y por lo tanto no existe. No es más que una interpretación limitada de la infinitud de dios, por lo tanto obra del hombre y no contemplada en la intención del creador. Dos: En el universo infinito hay más planetas como el nuestro que sirven de morada a más personas como nosotros y que por lo tanto han recibido o recibirán la visita de Cristo.

Pero el problema serio para la Iglesia era que si había más planetas y por lo tanto más fieles en ellos, necesariamente tenía que haber más “papas” y eso era simplemente inaceptable. poco a poco comenzaron a aparecer testigos de que además de pensar de ese modo, Giordano Bruno, había dudado de la virginidad de la madre de Cristo,  de que el pan se transubstancie en carne,  de los santos, de Moisés – de quien dijo se inventó las tablas de la ley- y hasta de la voluntad de cristo de ser torturado y ejecutado.  Si fuera cierto, Giordano Bruno había dicho lo que todos los seres humanos pensamos cuando usamos la razón.

FInfo_20090304_giordano_bruno_rogoDurante 8 años hubo interrogatorios y torturas que no hicieron más que terminar por reafirmar a Giordano en sus ideas hasta que por fin llegó la sentencia y la ejecución de la misma con una lóbrega ironía entre sus líneas. Debe ser quemado vivo en la hoguera, pero sin que sufriera. Fue exhibido públicamente con el sambenito, para que sirviera de ejemplo de lo malo que es pensar, y posteriormente atado a la pila y prendido.

“Tal vez tenéis más temor vosotros al pronunciar mi sentencia, que yo al recibirla”

Se desconoce si esta frase la pronunció el reo o es una aportación de la transmisión oral de la historia. Lo cierto es que Giordano Bruno tenía razón entonces y la Iglesia sigue sin tenerla hoy en día.  los filósofos, decía Giordano,  no debían implicarse en el gobierno de las personas, y los teólogos no debían entrometerse en el trabajo de los filósofos, quienes deben trabajar en la razón y no en la fe. Corría el 17 de febrero de 1600.

 

“I cleave the heavens, and soar to the infinite.
What others see from afar, I leave far behind me.”

‘Yo escindí los cielos, y se elevan al infinito.
Lo que otros ven desde lejos, dejo muy por detrás de mí. ‘
– Giordano Bruno

Anuncios

Written by aitztv

17 febrero, 2013 a 10:02

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: