Creo que lo se…

Lo que creo saber y cómo lo se…

Soy el cascarón

leave a comment »

Era una imagen que hacía tiempo que no veía. Un circulo negro y ligeramente cerúleo intenta sobrevivir entre las cuatro paredes de un rombo que late cambiando de tamaño a su alrededor. La música es un ritmo frenético y repetitivo desde el que se puede ver una enorme marea blanca compuesta de millones de bailarinas moviéndose como una sola persona mientras una, sólo una levanta le voz y grita “The only way is up”. Por más que mire hacia a arriba no veo ninguna salvación, solo el continuo monótono que cose mis pies al suelo para que no pueda despegarme de una senda que se comienza a hacer pegajosa. El suelo barbitúrico es tan profundo que a veces te saca por el otro lado del océano químico al que te somete. El equipaje es simple y llevadero; Whisky y pastillas. Cuando mi vida comienza a desfilar ante mis ojos no me da tiempo a quedarme con los detalles. De esa exhibición sólo trasciende el hecho ya conocido de mis errores y mis aciertos, pero algo más cae como una piedra en el pasar de mi desconcertada conciencia: mientras veo pasar mi vida, me aburro. Es la vida de cualquiera. Las diferencias son tan solo de carácter local, Los besos no saben a nada, el sexo es una actividad gimnástica y otros valores como el respeto o la admiración  se resumen y enquistan en pequeñas bolas que se quedan pegadas en la melaza del suelo. un pisotón de mis renqueantes pasos y ¡adiós al respeto!, ¡Adiós mis ídolos de infancia y juventud!¡ ¡Muerte a Áticus Finch! En el baile de la muerte el único al que no puedes matar de un pisotón es a ti mismo. Necesito más, pero no lo encuentro. Mientras fui dependiente de una floristería guardé celosamente la solución final en blisters delicadamente ordenados en el cajón donde tenía mis útiles de escritura. Tenía años de pequeñas porciones de sueños baratos primorosamente medidos y preservados de todo mal. Los guardaba por si acaso un día me tenía que enfrentar a una visión menos ceñida de mi mismo y tenía que ejecutar una semicatarsis, es decir: Asesinarle a él. Pero a la hora de la verdad él maldito chico listo no ha venido y mis pequeñas monedas no me van a ayudar a comprar ningún sueño ¡Porque han desparecido!. Sin un poquito de éter poniendo distancia, todas las cosas cambian de ser. Los artículos de todos los días se contonean voluptuosamente frente ti diciendo ¡Mírame!¡Mañana ya no seré tuyo! Grapadoras, bolígrafos y carpetas se vuelven orgánicas y se doblan en posiciones imposibles. Quieres salir de tu piel. No te reconoces en esa funda que de repente se te antoja tan incómoda, pero no puedes. nadie va a ver nada nuevo de ti. Intento revolverme buscando la grieta en la envoltura, pero no hay salvación. es imposible romperlo desde dentro; tengo una boca que no sabe gritar.

Soy el cascarón.

Anuncios

Written by aitztv

18 febrero, 2013 a 22:23

Publicado en Comentario

Tagged with ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: