Creo que lo se…

Lo que creo saber y cómo lo se…

En la oscuridad.

with 2 comments

MorshalinLa mirada de Benson es como un cuchillo al rojo vivo. Te corta, te penetra, te perpetra saliendo indemne de la acción mientras tú te retuerces en el suelo abrazándote con fuerza para evitar que se te desparramen por el suelo las entrañas. Benson siempre aparece cuando mi estado de ánimo decae o se corrompe. Es como mi sombra a mediodía, tan cerca, tan pegado a mí que no puedo verla hasta que a la luz de la tarde las sombras se estiran sobre el asfalto caliente, aun mordido por el aliento cálido de un sol que se desvanece. ¿Para que preguntar si mi cara es una respuesta? Sé que hoy, hace días, mi semblante esta tan desnudo que casi es obsceno mirarme a la cara; incluso el espejo borraría mi rostro si le fuera posible. Por fortuna la organización del mundo es tan clara que no le permite ningún devaneo fuera de las fronteras de la realidad que le abraza.
Benson siempre sabe todo lo que hay que saber. Tampoco es difícil saberlo. El conoce mi poco sana costumbre de exponerme demasiado, de ofrecer al filo de la tijera las fibras más tiernas de mi corazón enfermo, arriesgándome que ocurra lo que siempre ocurre. Cada vez que la tijera cierra su abrazo alguna de esas fibras salta como una cuerda de piano. A cámara lenta veríamos como se libera y retuerce en el aire como las manos de una bailarina, trazando estrías imposibles mientras suena una nota postrera, similar al aroma de la rosa que se deja morir al calor de las manos de un amante. ¿Dónde he mirado esta vez? ¡Donde siempre! Directamente a los ojos del abismo. Benson piensa que, para mí, esparcir mi interior sobre una mesa de autopsias es como el opio para otras personas. Creer que me gusta que me recorten, suturen y vuelvan a recortar por el mero placer de sobrevivir a ello. No consigo hacerle ver que es un camino, casi una religión, con todo lo absurdo que eso suena. Me gusta ponerme de puntillas en el borde del precipicio, cerrar los ojos y confiar en que el aire que viene de frente sea suficiente para no dejarme caer. Siento el vértigo, las nauseas me dominan y percibo en mi boca el sabor ácido del vomito que intento controlar. ¿Dónde he mirado esta vez? Donde no debía de haber mirado nunca. Me convencí de que era posible apartar la cortina de sus parpados para fundirme en el océano de sus pupilas, cercadas de aquellos brillos del color del brandy. ¡Era tan tentador! Sus labios eran corales, su aliento era el viento del sur y su voz seda mecida por la brisa del mar. Las caricias eran poesía cuando sus manos se movían alrededor de mí como mariposas en cortejo. Y después… La distancia. Esa nada que no existe, la frontera invisible, el filo de la espada.
Se acerca un nuevo amanecer. No es la primera vez que siento que todo tiene que volver a ocurrir por primera vez. Todo lo que paso a su lado ha de suceder de nuevo en su ausencia. ¿Volverá? No. Nunca vuelve la misma persona que se ha ido. Vuelve su remedo, su copia imperfecta, estoy seguro. Pero aun así, estoy dispuesto a captar la impostura, las caricias y la música de su voz. Eso si: Nunca miraré de nuevo a sus ojos.

Anuncios

Written by aitztv

26 mayo, 2014 a 21:24

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Grandioso el artículo, con una forma de escribir que muchos premios Nobel así lo quisieran. Pero triste, aunque dicen que lo bello siempre es triste. Un abrazo.

    Jesús Azurmendi

    26 mayo, 2014 at 21:49

  2. Me gusta, Juanma. Y no pierdas la esperanza. Siempre hay alguien que está peor… Un beso.

    let-me-guide-you

    26 mayo, 2014 at 23:16


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: