Creo que lo se…

Lo que creo saber y cómo lo se…

Tres Reyes y una madre

with 2 comments

images
Baltasar abrió la carta de Juan y Luisita y se llevo una enorme sorpresa: Juliana, la madre de ambos, había colado una nota personal y manuscrita a su atención. Cuando terminó de leerla, tras unos minutos de reflexión, llamó a sus compañeros y les pidió su parecer. La carta decía así:

Estimado compañero Baltasar:
Lamento no poder tratarle de Majestad, pero para mí la monarquía es una institución anacrónica que ya debería de haber sido sustituida por un modelo de gobierno más actual. Pero de todos modos no le escribo por eso.
Yo soy una madre preocupada por sus hijos a quienes doy –como debe ser- lo que considero mejor para ellos. Les he acostumbrado a la dieta vegana, porque no quiero que comiendo carne contribuyan al sufrimiento de los pobrecitos animales. También les he educado en el reciclaje. En esta casa no entra nada que no pueda ser utilizado al menos un par de veces, además me encargo personalmente de que lo que no se puede reciclar no produzca residuos peligrosos para el medio ambiente. En mi casa todo ha de ser natural, sin “químicos” de esos que tanto perjudican la salud de todos, aunque hay algunos que se las dan de científicos o de escépticos y que no entienden el peligro que corremos todos los días por los productos de laboratorio que nos meten en las comidas. Tampoco quiero que mis hijos se eduquen en los roles preestablecidos por el sistema, ya sabe. Si es chica, muñeca, si es chico Bbalón. ¡Ni hablar! Los juguetes deben ser unisex, que es lo correcto. Respecto al racismo, ya se puede imaginar usted por qué mis hijos han elegido –solidariamente aconsejados por mí- el rey de color, vamos, el negro; usted. 
Esto que yo llevo a rajatabla todo el año queda destruido por ustedes cada noche de Reyes, porque –con la excusa de que son buenos chicos y buenos estudiantes- ustedes les traen todo lo que piden. ¿Qué van a saber ellos lo que les conviene? ¿Cómo se fían ustedes del criterio de unos niños de nueve y once años? ¿Qué saben ellos qué es bueno y qué no lo es? Están ustedes inmiscuyéndose en la educación de mis hijos. No lo voy a consentir más.
Confío en que este año presten atención a los que les he contado y no a los deseos de unos mocosos que no saben lo que les conviene. Así pues, en lugar de lo que hayan pedido, van ustedes a traer algo útil, reciclable, que no subestime a los de otro color – vamos, a los negros como usted- y que además sea algo natural (nada de plásticos ni cosas parecidas), respetuoso con el medio ambiente y no deje residuos perjudiciales cuando ya no sirva para nada.
Saludos.
Juliana”

Baltasar levantó la mirada hacia sus compañeros.

– ¿Tenemos algo de eso? –Preguntó en voz baja-
– No podemos ignorar los deseos de una madre –dijo Melchor, contrariado-
– Creo que tengo la solución –añadió Gaspar con una sombra de pena en la mirada- Tenemos que aplicar la Solución Final.

Melchor y Baltasar respingaron, pero se dieron cuenta de que no podían hacer otra cosa.
Ese año los Reyes Magos -muy a su pesar- Llenaron con carbón los zapatos de Juan y de Luisita

 

Anuncios

Written by aitztv

6 enero, 2015 a 14:55

Publicado en Literatura, Prosa, relato, reto, Viajes

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Y es tan real esa madre. Las hay a patadas hoy en día.
    ¿Alguna vez deberías hacer un relato malo, no? Hay que probar cosas nuevas jejeje.

    Jhon Barcasnegras

    7 enero, 2015 at 10:27


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: