Creo que lo se…

Lo que creo saber y cómo lo se…

Archive for the ‘Historia’ Category

Antología de relatos huérfanos

leave a comment »

AUTOLOGIA“No es una poseía gota a gota pensada” decía Gabriel Celaya. Así es. “Antología de relatos huérfanos” es una recopilación de relatos que habéis leído aquí en su mayoría, ordenados en un ebook para vuestra comodidad, y -por supuesto- gratis. Es mi intención ir publicando regularmente esos relatos que van quedando descarriados. Considerad éste que aquí veis, el primer volumen de una serie.
Espero que os guste.

Lo podéis encontrar y descargar en Lektu en este enlace.

https://lektu.com/l/juan-manuel-sanchez/antologia-de-relatos-huerfanos/5557

 

“Conocí Juan Manuel Sánchez Villoldo más o menos en 2014 cuando comenzamos a trabajar en la antología “Hijos del mal” de Vuelo de Cuervos. He visto su evolución, que es espectacular, y me siento una privilegiada al conocerle como persona y saber que hay en él un gran amigo para mí. Hace unos días me dijo que iba a sacar a sus “pequeños huérfanos” del cajón. Le ofrecí mi ayuda y le deseé suerte, aunque esta última no la necesita porque es un tío que lucha por lo que de verdad quiere y pelea en esta jodida vida que nos ha tocado soportar. El lunes salió en Lektu una antología de su puño y letra que os puedo asegurar: no defraudará a nadie. Podría decir muchas cosas más pero quiero que las descubráis por vosotros mismos, porque muchas veces se conoce a un escritor por como escribe y ambos, en este caso, son maravillosos.
Si de verdad os consideráis lectores, si de verdad apoyáis a los que empiezan, descargad esta antología. No sólo ayudaréis a un muy buen escritor, si no que además, disfrutaréis muy mucho con la lectura.”

(Lorena Raven: escritora y directora de la revista digital”Vuelo de cuervos”)


 

“No podéis perderos esta antología de tamaña gran persona y excepcional escritor. Un crack D. Juan Manuel Sánchez Villoldo. Sigue así Señor. Conseguirás lo que mereces ”

(JM Segura: artista gráfico)


 

Written by aitztv

17 agosto, 2016 at 2:39

El maldito número de Avogadro

leave a comment »

Avogadro Corría un nueve de agosto, como hoy, hace 236 años. Nacía en Turín un hombre, noble de cuna, que nos trajo a mal vivir a todos los estudiantes de aquel meteoro fugaz llamado el BUP. Así fue. Durante nuestra tierna infancia y nuestro veranillo de corrupción nos abrasaron con la teoría de conjuntos, los diagramas de Euler-Venn y el brazo incorrupto de Santa Teresa. Después llego el bachiller unificado polivalente y nos tragamos a Avogadro, A Gay-Lussac y Schrödinger. También estudiábamos la Regla de Pauli, lo que teniendo una compañera de clase que se llamaba precisamente Pauli no es de extrañar que la buena mujer eligiera  estudiar por letras.

El bueno de Avogadro colgó la abogacía –quizá lo de ser el Abogado Avogadro le produjo el mismo vértigo que la mencionada Pauli- y estudió ciencias. Los nobles tienen estas cosas: O se hacían militares o científicos, algo que en ocasiones compartían con los hábitos, los religiosos y los otros hábitos. Con la que está cayendo quizá al final sean sólo los ricos los que puedan estudiar mientras los demás rebuscamos en las basuras. Por aquella época la ciencia tenía un problema gordo entre manos. O estaba fallando la elegante teoría atómica de Dalton, o los experimentos de Gay-Lussac tenían un error que nunca era descubierto. No vamos a entrar en farragosos parajes demasiado científicos (digo esto para que no se note que no me acuerdo de nada de lo que estudié) pero digamos que Avogadro consiguió enunciar una teoría que conciliaba  esas dos realidades científicas. Lo publicó primorosamente en una obra titulada “Ensayo sobre un modo de determinar las masas relativas de las moléculas elementales”. Gracias a él sabemos que los gases simples son diatómicos o que la fórmula del agua es H2O. Pero su trabajo permitió que posteriormente alguien pudiera calcular cuantas partículas hay en un mol de cualquier sustancia; ese número se llama en su honor la constante de Avogadro y es un número aterrador:

N_{\rm A}=6.022\ 141\ 39(27)\times 10^{23}\ \mbox{mol}^{-1}

¿Qué tiene de especial éste número?, primero que determina que en un mol de cualquier sustancia hay exactamente ese número de partículas, lo cual viene estupendo para calcular pesos atómicos, pero veamos ahora el lado tenebroso. ¡Estamos hablando de una cifra de 23 ceros! Para quien lo quiera saber supone seiscientos dos mil trillones. SI queremos jugar a los números, desde que nació cristo hasta el principio de este año han transcurrido 63.481.968.000 segundos: una nadería comparada con los que puede haber en un mol de una substancia. Piensa que en un vaso de agua – supongamos un cuarto de litro- hay  13,89 moles. Se nos hace complicado pensar en esto a los que aún contamos con los dedos. Ahora vamos a jugar un poco.

Tomamos 1 mol de sal  (58.3 g) y lo disolvemos en un litro de agua. hasta aquí es fácil ¿no? Ahora separamos un centímetro cúbico de esa agua salada (1 ml en volumen), poco menos que un dedal, lo que podría ser una dosis. Si dividimos el número maldito entre mil sabremos cuantas moléculas de sal quedan en ese dedalito que serán 6,02 x 10 seguido de 20 ceros. Y ahora… ¡Magia! Vamos a fabricar un medicamento homeopático con este mililitro de agua salada.

Como sabéis la homeopatía nos cuenta cómo a mayor dilución mayor es el poder curativo de una sustancia. No es extraño encontrar preparados homeopáticos al 60 o al 80: eso significa que el principio se diluye en 10 partes de agua 60 u 80 veces: Seamos conservadores. Vamos a preparar Sal en una dilución 30. esto equivale a dividir el número de moléculas que teníamos entre 10 seguido de 30 ceros. Resultado: 0,000000000602 moléculas. Es decir. Nada.

Esa es la única verdad sobre la homeopatía que debes conocer. Que para que una sola molécula de agua salada llegara a tu cuerpo, necesitarías beber como 6000000 (sí, seis millones) de vasos de agua, algo así como millón y medio de litros. Mucha agua, si, pero a precio de medicamento.

Avogadro (por favor, evitar decir su nombre en alto con el tono de Robert de Niro en “El Cabo del Miedo) ya nos había facilitado las claves para comprender que esto de la máxima dilución no va más allá de una teoría medieval sin contenidos ni substancia. Ahora le toca a cada uno decidir si quiere vivir en el siglo XXI o en la edad media.

Written by aitztv

9 agosto, 2013 at 4:44

La verdad está ahí fuera…¡ En la calle!

leave a comment »

Y no únicamente la verdad; en la calle está la belleza, tu vecino, la tienda a la que acudes todos los días y ese bar que tanto te gusta. Han tenido que pasar cuarenta y cinco años para que aquel espíritu que nació en Nanterre -y que acunó aquel mayo del 68- nos diga a la cara que la generación desencantada aun tiene una oportunidad, quizás la última. La belleza está en la calle porque en la calle están las personas que han decidido ser únicas, iguales ante la ley, pero no homogéneas como quieren los tiranos, los opresores del maletín y el pensamiento único. “Seamos realistas ¡pidamos lo imposible!”, gritaban las paredes aquella primavera francesa. Los pensamientos de muchos escritores, ensayistas y filósofos de todos los continentes servían para dar la forma a un contenido aún empapado de psicodelia.

Los colores han cambiado, las necesidades también, sin embargo sigue siendo absolutamente necesario que la calle siga siendo el club social de las personas. Hay que recuperar esos puntos de encuentro, volver a debatir en las universidades, convertir los teatros en sedes de gobierno porque ellos han convertido las sedes de gobierno en un teatro… Es necesario olvidarse de lo aprendido y volver a soñar, porque si la historia no nos enseña, si no somos capaces de extraer lo positivo de todo lo malo que ya ha ocurrido, esa historia será un lastre. Tal vez las barricadas vuelvan a cerrar las calles, pero tal vez en esta ocasión cada vez que cierren una calle abran un camino. ¿Se nos ha olvidado todo aquel pensamiento que a punto estuvo de derrocar a un gobierno que era incapaz de escuchar a sus ciudadanos? No podrá volver a dormir tranquilo aquel que una vez abrió los ojos. Hemos visto; hemos estado al otro lado y ya sabemos cuál es la realidad. “Parlez à vos voisins!”, habla con tus vecinos porque eso es exactamente lo que no quieren que hagas. Comparte, debate, imagina, piensa…  actúa, porque la acción no es sólo fruto de la reacción, sino una creación en sí misma. Da más importancia a la comunicación que a la telecomunicación, exprésate sin miedo y piensa que aquellos que tienen miedo estarán a tu lado si te mantienes firme. Rebélate cuando veas a tus dirigentes emplear tres semanas para anunciar en cinco minutos que van a emprender en un mes lo que no pudieron hacer en diez años.

Todas estas máximas – y muchas más- convirtieron las paredes de Francia en el primer “muro de Facebook”, alentando  a una Francia joven a empujar en el mismo sentido sin que para ello fuera necesario pensar todos lo mismo; empujar a la vez si: pensar a la vez no.  Llenaron lugares históricos del arte de abandonar el arte, de la cultura de la contracultura, del arte de lanzar adoquines, de matar al policía que todos llevamos dentro, de pedir el último aliento. Pusieron la voz al Marqués de Sade; “¡Un esfuerzo más, franceses!” y demostraron que no hay falacia cuando se dice “Sí de puede”.

Recordemos una de las aportaciones de Unamuno a aquella primavera de Nanterre;

"Yo me propongo agitar e inquietar a las gentes. No vendo el pan, sino la levadura”

El pan… lo tenemos que ganar.

Written by aitztv

28 abril, 2013 at 11:30

Publicado en Comentario, Historia

Tagged with , , , , , ,

Los últimos de Filipinas

leave a comment »

Cuántas veces hemos oído hablar de los últimos de Filipinas… Para muchos es una frase hecha para indicar al último que apague la luz y cierra la puerta; para otros es una película que probablemente no han visto ni verán y para algunos es un acto heroico que los soldados españoles protagonizaron en unas islas que casi nadie sabe situar correctamente en el mapa. Lo único que podemos afirmar como cierto, es que hubo unos soldados que defendieron su posición durante casi un año (337 días) con el único refugio de una ermita en Baler, isla de Luzón.

supervivientes de BalerNo eran unos soldados cualesquiera; tampoco eran súper héroes ni fuerzas especiales. Eran en su mayoría campesinos arrancados de sus casas durante la Regencia de María Cristina de Habsburgo-Lorena. Hombres cuyas familias carecían de recursos para librarlos del servicio militar y fueron enviados al olvido por no poder pagar las dos mil pesetas que costaba la redención. Así se cantaba entonces por las tierras del casi muerto imperio español:

Vamos los quintos pa´rriba
que nos llaman las campanas
probaremos nuestra suerte
pa´unos buena pa´otros mala…

Múltiplo de cinco, soldado de cuota.

En 1752 el rey Felipe V quiso terminar con los privilegios de los pudientes y ordenó que, tomando los censos de cada población, uno cada cinco jóvenes serviría en armas: Esos “quintos” se tenían que enfrentar a los destinos que las guerras de la época dictaban. La norma no fue útil ya que los que tenían dinero compraban su puesto en la lista; Con no tener un múltiplo de cinco estabas salvado. Los pudientes siempre se han burlado de los menesterosos. Durante aquellos años, los que pudieron comprar su redención hacían gala de su soberbia cantando:

Si te toca te jodes
que te tienes que ir
que tu madre no tiene
para librarte a tí.

Para salvarte a tí
como la mía a mí,
si te toca te jodes
que te tienes que ir…

Sin embargo, entre todo lo malo que tenía ser reclutado por la fuerza destacaba aun una posibilidad aun peor. Aun conservaba el imperio las colonias de Cuba, Puerto Rico, Guam y Filipinas y terminar en uno de aquellos destinos era, a veces, una garantía de no volver. Así lo reflejaban las canciones populares, aquellas que con el tiempo pasarían a llamarse canciones “de quintos”; Esta expresión llegó a popularizarse tanto que hoy en día ser “quinto” implica tener la misma edad o simplemente se utiliza como sinónimo de reemplazo. De entre todos aquellos destinos era Filipinas uno de las más temidos por los llamados Soldados de cuota:

Soy soldado de marina

y en el cuello llevo el ancla

y aunque vaya a Filipinas

nunca pierdo la esperanza.

La Regencia y el bipartidismo.

CANOVAS Y SAGASTALa regencia de María Cristina de Habsburgo-Lorena ( a quien no hay que equivocar con María Cristina de Borbón Dos-Sicilias que también, fue regente en un período anterior) se produce a la muerte de Alfonso XII. Este rey, viudo de María de las Mercedes de Orleans, nunca apreció demasiado a su segunda esposa que tuvo que soportar la continuas infidelidades de su marido hasta su fallecimiento en 1885. Conocida como “Doña Virtudes” tuvo que enfrentar el cargo de soberana hasta la mayoría de edad de su hijo, el futuro rey Alfonso XIII, aún en su vientre a la muerte del rey. Durante los diecisiete años que duró su regencia tuvo una presencia discreta en el gobierno, que había pactado el bipartidismo rotatorio suscrito por Cánovas y Sagasta, limitándose la participación de la María Cristina a llamarlos sucesivamente para formar gobierno. Cánovas era un conservador al más puro estilo británico; Defensor del esclavismo en las colonias y de la democracia no revolucionaria, instó a la formación de un partido liberal con el que poder liderar por turnos el gobierno del imperio. Esa meta la alcanza en el pacto del Pardo con el liberal Sagasta.

El USS Maine y su oportuna explosión.

USS MAINE EN LA HABANAPero el 1897 Cánovas muere en Mondragón asesinado por un anarquista italiano y la aparentemente tranquila vida política del imperio comienza a caerse a pedazos: Un año más tarde el USS Maine, acorazado estadounidense que había entrado sin permiso en Cuba, explota misteriosamente cuando estaba anclado en el puerto de La Habana y la Guerra entre estados unidos y España se vuelve inevitable: El Imperio nada tenia que ganar en aquel conflicto, pero para el pujante crecimiento de los estados unidos, que había intentado comprar Cuba al gobierno español en varias ocasiones sin éxito, Puerto Rico, Cuba y Filipinas eran bocados demasiado apetitosos para sus planes de expansión: La venida a menos flota española nada tiene que hacer frente a los modernos barcos americanos que tienen mayor potencia de fuego y alcance, por lo que la guerra se transforma en un ejercicio militar para la armada americana que culmina en el Tratado de París: España acepta la Independencia de Cuba y vende la soberanía de Puerto Rico, Filipinas y Guam a estados unidos por 20.000 dólares. Como consecuencia del tratado y de la desaparición de la armada española, los territorios de Oceanía aún bajo pabellón español se vuelven indefendibles, por lo que las Marianas, Carolinas y Palaos son vendidas al año siguiente a Alemania en 25 millones de pesetas.

Pero estamos en 1898 y las noticias tardan semanas en llegar a los reductos del extinto imperio: Una cincuentena de hombres, algunos veteranos y otros procedentes de los que no pudieron pagar su redención, están cercados en Baler, al Este de Luzón, sin saber que la guerra ya ha terminado y la han perdido. Durante casi un año se defienden de más de ochocientos atacantes filipinos, los katipuneros, mientras el gobierno español los olvida de forma miserable. La defensa de aquellos soldados aún se estudia en las academias militares de todo el mundo pues fue épica e impecable, pero para el gobierno de cualquier país abandonar aquellos soldados a su suerte no es una gesta; en una vergüenza. Cuando pretendieron informar a los sitiados del fin del guerra ya era tarde; No se lo creían.

Los últimos de Filipinas fueron héroes cada uno de ellos, pero recordemos que  si los hombres mueren sin dignidad son una mácula para quien los envía a la muerte y –no olvidemos nunca- que fue el gobierno español quien les envió a morir, sin motivo y sin posibilidades de éxito. Fue difícil; hubo deserciones, suicidios, traiciones y hasta fusilamientos. Tuvieron que sobrevivir cavando un pozo, resistiendo al beri-beri, la disentería y el hambre.

Muchas años después, en 1996, Gloria Macapagal (Presidenta de la república de Filipinas) viajó hasta Almonte, en Extremadura, para rendir homenaje a uno de aquellos supervivientes de Baler. Una réplica de aquella iglesia en la que 33 soldados supervivientes del ejercito de ultramar resistieron más de 300 días. Cuando al fin vencidos capitulan ante el General Filipino Emilio Aguinaldo, éste les declara amigos de la República Filipina y facilita su regreso a España.

El cine nos dejó una versión  de la historia. Con los medios actuales cada uno de nosotros puede acceder a la información necesaria para hacer una idea de qué ocurrió en realidad en Baler a Finales del siglo XIX.  Si pudiera poner música a este post, sin duda sería la voz de Nani Fernández interpretando “Yo te diré”, icónica habanera de Halper y Llovét que acompañará para siempre a la película y a la historia.

Cada vez que el viento pasa se lleva una flor

Os dejo el enlace a la canción original. Se que en muchos despertará la sonrisa o quizá la hilaridad; como dicen aquí, “up to you”. Esta es sólo mi versión de los hechos.

8 de marzo

with 2 comments

“El primero que comparó a la mujer con una flor fue un poeta; el segundo, un imbécil”

(Voltaire)

Me doy cuenta de que llega el 8 de marzo del mismo modo que descubro la primavera cuando las flores empiezan a tapizar el campo: sin querer. Pienso que es bueno; cuando las cosas se suceden con naturalidad no pueden perjudicar a nadie. Si conseguimos desplazar todos los dolores y los malos recuerdos a la parte de atrás de la cabeza es posible asumir las cosas como lo que son ahora y no como lo que fueron. En fechas como la de hoy me reafirmo en la idea de la justicia, mucho más equilibrada que la masificadora idea de  la igualdad.

Nunca he sido machista ni por palabra, obra ni omisión; tampoco entiendo el feminismo, que en muchos casos me parece una mera travestura radicalizada y dirigida más a cambiar la opresión de manos que a la consecución de objetivos justos; tampoco creo en  términos tautológicamente opuestos como la “discriminación positiva”, que me parece quiere vestir de inocuidad homeopática el sagrado principio de equidad que dice pretender. La radicalización y el inmovilismo son los extremos de una línea que puede conducir al fascismo. El totalitarismo también llega como sin querer, como los cambios de estación. Uno se vuelve totalitarista como se vuelve alcohólico; muy poco a poco. Al igual que estos no saben reconocer su problema y lo negarán fervientemente trufando sus acciones de victimismo de lágrima de cocodrilo; es propio del fascista reconducir la situación a escenarios de defensa propia en los que, según su limitado ángulo de visión todo está justificado.

Podemos pensar que la sociedad está en deuda con la mujer, trabajadora o no, y es cierto. Pero no se trata de pensar que la deuda emana de lo que se les ha quitado; la deuda emana de lo mucho que ellas han dado. Las mujeres han sido siempre el primer oficial del gran vuelo de la humanidad. Siempre al lado del capitán, velando por la tripulación y encargándose de los menesteres de mantener alta la moral y vivo el espíritu. A mi entender ha llegado el momento de que piloten la nave. No es necesario que los varones sean confinados en la sala de maquinas, no es un motín; es aprovechar las diferencias que hacen que juntos sumemos más que dos.

Es lo justo. Decía Louis de Bonald, fascista de pensamiento inmune a las revoluciones, que dos talentos en un sólo matrimonio son mucho talento para una casa. Su error es obvio. Si de algo estamos todos escasos en los tiempos que corren es precisamente de talento; ojala hubiera al menos uno por hogar.

Los seres humanos pasamos nuestra vida celebrando nuestro nacimiento en modo de cumpleaños: es curioso que celebremos algo que somos incapaces de recordar. De igual modo solemos firmar con sangre la mayoría de las fechas de nuestro calendario. Quizá por eso las marcamos en rojo, para que hechos como que el dio origen al 8 de marzo no se repitan jamás. Es tiempo de construir para todos y para todas, como afortunadamente ya comprende la mayoría. Pero tampoco podemos mirarnos permanentemente el ombligo y olvidar que hay muchos países, muchas comunidades e incluso muchas religiones que denigran, humillan,  menosprecian y asesinan a las personas que nacen mujer, o que no nacen “hombre” según su aldeana concepción del sexo y de la sexualidad. En esos lugares es más necesaria nuestra queja y nuestra solidaridad. Hoy nos vamos a manifestar y después nos iremos al refugio de nuestra sociedad de consumo, a celebrar nuestra solidaridad para quien en muchos casos ya no la necesita.

No se puede aplaudir con una sola mano. Hoy, día de la mujer trabajadora, como el resto de los días que celebramos internacionalmente, debemos hacer un guiño a la comunidad, aunque sólo sea porque entre todos podamos tener un segundo de humanidad.

Written by aitztv

8 marzo, 2013 at 10:48

Quemadle vivo, pero que no sufra.

leave a comment »

220px-Giordano_Bruno«El martes por la mañana en Campo de’ Fiori fue quemado vivo ese malvado fraile de Nola, el que se mencionó antes: el más obstinado de los herejes, y debido a que había formado en su imaginación determinadas creencias contrarias a nuestra fe, y en particular sobre la Virgen María y los santos, este malvado hombre quiso morir obstinado en sus creencias. Y dijo que moría como un mártir, y voluntariamente, y que su alma ascendería con el humo hasta el paraíso. Bueno, ahora verá si dijo la verdad».

Hay todavía por ahí nos cuantos beatopitecos empeñados en defender a las religiones de las causas contra los científicos y pensadores argumentando que nunca la iglesia ejecutó –eufemismo por asesinó- a nadie por causas que no fueran teológicas. Técnicamente no les falta razón; si te queman vivo por hereje es un argumento teológico. La pena es que es una falacia tan obvia que no merece la pena gastar un segundo en explicarla.

En el año 2000 Juan Pablo II pidió perdón por la atroz muerte de Giordano Bruno, aunque inmediatamente después los cardenales Ángelo Sodano y Paul Poupard aclararon que sólo hablaban de su profundo pesar de que a Bruno lo quemaran vivo, pero que en ningún caso eso significaba la aceptación de sus teorías. Es curioso como cuando una religión dice que dios hizo al hombre en un ejercicio de alfarería hay que considerarlo un hecho y no desdice a quienes lo aceptan literalmente, pero si alguien dice que la tierra gira en torno al sol, eso es una teoría inaceptable. Pero veamos: ¿Qué dijo Giordano Bruno que la iglesia no puede aceptar?

Pongamos primero en contexto a Bruno, que no sólo consiguió que lo odiaran los católicos sino que logró lo mismo de luteranos y calvinistas. De hecho fue sacerdote Dominico y después se unió al calvinismo. En realidad da lo mismo. Los calvinistas ordenan a las personas por la voluntad divina y los luteranos por su fe, argumentos todos ellos muy mesurables y objetivos, como podemos ver. Sería injusto hablar sólo de las atrocidades de la iglesia católica sin pasar por los oficios que estos movimientos basados en el cristianismo perpetraron. Unos y otros tienen sangre en las manos.

platonGiordano Bruno creía profundamente en el pensamiento de Parménides (buscad en el libro de “filo” de tercero de BUP) que en parte aparece también en las obras de Aristocles (Platón, para los amigos), Empédocles o Demócrito. pero quizá su influencia más profunda la tomo de Nicolás de Cusa, gran reformador y uno de los padres del pensamiento renacentista. Fue creador de ideas muy complejas sobre el ser, pero quizá su mayor aportación fue concluir que la humanidad está en todos los hombres y la divinidad en todas las cosas. Este pensamiento roza el animismo, pero Bruno se atrevió a atravesar esa frontera para afirmar hemos descubierto el infinito efecto de la infinita causa (…) y sabemos que no hay que buscar la divinidad lejos de nosotros"

Pensaba que Copérnico se había quedado corto y que el heliocentrismo no era sólo una explicación de la mecánica celeste sino que albergaba en su interior consecuencias filosóficas de mayor calado. Hizo una maravillosa pirueta mental para terminar con la bóveda celeste y expandir la idea del universo hasta el infinito, donde él situó más sistemas solares, más galaxias, más planetas… Y da un paso más aún: si el universo es infinito todos los puntos, y a la vez ninguno, son su centro. Por lo tanto, dada la innegable existencia de dios, éste debe de estar en todos los puntos a la vez y dado que esos puntos puede ser infinitamente pequeños (recordemos que todos los hombre tienen su parte de humanidad por pequeña que sea), dios está en todas y cada una de las cosas que existen porque la potencia creadora es imposible de limitar. En resumen: el mundo tiene alma.

“Por pequeña e ínfima que se conciba una cosa, tiene en sí una parte de substancia espiritual, la cual, si se encuentra bien dispuesta la materia, la lleva a ser planta o animal, y forma los miembros de cualquier cuerpo que comúnmente se considera animado. Pues el espíritu se encuentra en todas las cosas, y no hay corpúsculo , por mínimo que sea, que no contenga en sí una porción de él suficiente para animarlo" De la causa, principio y uno. Giordano Bruno.

Esto planteaba varios problemas:

Uno, que la santísima trinidad no tiene sentido y por lo tanto no existe. No es más que una interpretación limitada de la infinitud de dios, por lo tanto obra del hombre y no contemplada en la intención del creador. Dos: En el universo infinito hay más planetas como el nuestro que sirven de morada a más personas como nosotros y que por lo tanto han recibido o recibirán la visita de Cristo.

Pero el problema serio para la Iglesia era que si había más planetas y por lo tanto más fieles en ellos, necesariamente tenía que haber más “papas” y eso era simplemente inaceptable. poco a poco comenzaron a aparecer testigos de que además de pensar de ese modo, Giordano Bruno, había dudado de la virginidad de la madre de Cristo,  de que el pan se transubstancie en carne,  de los santos, de Moisés – de quien dijo se inventó las tablas de la ley- y hasta de la voluntad de cristo de ser torturado y ejecutado.  Si fuera cierto, Giordano Bruno había dicho lo que todos los seres humanos pensamos cuando usamos la razón.

FInfo_20090304_giordano_bruno_rogoDurante 8 años hubo interrogatorios y torturas que no hicieron más que terminar por reafirmar a Giordano en sus ideas hasta que por fin llegó la sentencia y la ejecución de la misma con una lóbrega ironía entre sus líneas. Debe ser quemado vivo en la hoguera, pero sin que sufriera. Fue exhibido públicamente con el sambenito, para que sirviera de ejemplo de lo malo que es pensar, y posteriormente atado a la pila y prendido.

“Tal vez tenéis más temor vosotros al pronunciar mi sentencia, que yo al recibirla”

Se desconoce si esta frase la pronunció el reo o es una aportación de la transmisión oral de la historia. Lo cierto es que Giordano Bruno tenía razón entonces y la Iglesia sigue sin tenerla hoy en día.  los filósofos, decía Giordano,  no debían implicarse en el gobierno de las personas, y los teólogos no debían entrometerse en el trabajo de los filósofos, quienes deben trabajar en la razón y no en la fe. Corría el 17 de febrero de 1600.

 

“I cleave the heavens, and soar to the infinite.
What others see from afar, I leave far behind me.”

‘Yo escindí los cielos, y se elevan al infinito.
Lo que otros ven desde lejos, dejo muy por detrás de mí. ‘
– Giordano Bruno

Written by aitztv

17 febrero, 2013 at 10:02

“Eppur si mouve” Galileo contra el Padre Apelles

leave a comment »

índiceNo me atrevo a hablar de justicia divina ni de karma, sean estas cosas lo que sean. No me atrevo porque fundamentalmente no creo en ellas. Ya se me pasaron los años de perseguir platillos volantes por el monte o de intentar saber si la Ouija es algo más que un sorprendente juego de salón. Tal vez todo lo que conocemos bajo esos nombres tan sonoros no es más que una versión chusca de la casualidad dispuesta a demostrarnos que entre la realidad y la ficción la frontera esta custodiada por la voluntad de creer. Las religiones –todas- nos han demostrado que pueden existir cosas simplemente porque un número suficiente de personas dicen que existe. No es diferente a la historia del elemento “nebulium” o a los “Rayos N”; Jamás existieron pero hubo un momento en el que famosos investigadores eran capaces hasta de medir sus efectos y cuantificar sus propiedades.

Hoy es 15 de febrero y el mundo amanece aturdido al descubrir la aplastante fragilidad de nuestro planeta azul. Han bastado unas piedras despistadas sobre Ucrania para que uno de los terrores más profundos del hombre se ponga de manifiesto. Hoy es el día en el que el Jefe de la tribu de Asterix, aquel que decía que sólo temía que el cielo cayera sobre su cabeza y que eso no pasaría hoy,  miraría hacia arriba con disimulo a ver si le daba tiempo a esquivar los pedruscos que, sin duda, superarían en tamaño a los mayores menhires de toda la Galia. La Casualidad, uno de los principios inmutables del universo, ha querido que hoy sea también el día en el que celebramos el 449 aniversario del nacimiento de Galileo, el mismo al que unos frailones tan incultos como soberbios (me temo que en eso seguimos en el siglo XVII) le obligaron a renegar de su mecánica celeste.

maximosolarmanchasDicen que la Coca cola se bebe en la sala y la Pepsi en la cocina: de igual modo Galileo hablaba como Aristóteles en la sala, pero en su cocina se estaba transformando en un convencido seguidor de Copérnico; Traducido: Públicamente presentaba la teoría geocéntrica pero el sabía que lo correcto era el heliocentrismo. Pese a ser matemático decidió basarse sólo en las pruebas que pudiera hacer públicas a los ojos de sus coetáneos. El Santo Oficio podía deshacer cualquier teoría como lo hacen los malos autores de ciencia-ficción. No necesitan más que un rayo de naturaleza desconocida –los autores- o una oportuna intervención divina – los religiosos- para poner todo en su sitio. Hay que ver lo ocupado que está dios para demostrar que existe. Cuando Galileo  por fin decide presentar una defensa sobre la teoría heliocéntrica la argumenta con pruebas experimentales, que pueden ser repetidas, como ordena la praxis de la buena ciencia. Ya llevaba tiempo Galileo experimentando con sus telescopios -bastante malos en su mayoría, según el mismo llegó a reconocer- gracias a los cuales pudo ver los cráteres de la Luna, las manchas solares y otras series de elementos que demostraban que el Universo no era perfecto. Acababa de reducir a polvo los Postulados de Ptolomeo y causar una úlcera a los Jesuitas. Uno de estos jesuitas era Chistoph Scheiner. Este religioso había descubierto –según él- las manchas solares (en realidad las descubrió Fabricius) y sostenía que no estaban en la superficie del sol, sino que se trataba de planetoides (la definición de planeta entonces no era la misma que hoy: la Luna y el Sol se consideraban también planetas) que se movían entre la tierra y el propio Sol.  Scheiner era un magnífico investigador, pero su necesidad de acomodar sus descubrimientos a lo políticamente correcto le obligaban a callar. A fin de cuentas el sol no podía, no debía, de tener manchas. Pero Scheiner no podía callar, así que pidió a un amigo que publicara su descubrimiento bajo un pseudónimo. Por chocante que parezca el pseudónimo fue “Apelles Latens Post Tabulam” o más sencillo: Padre Apelles. ¿De nuevo el karma?

nicolás masloff paraguayGalileo había observado también las lunas de Júpiter – él las descubrió- y por supuesto sabía que giraban en torno a Júpiter (en esta época lo podéis ver brillando en el cielo si miráis al sur) y no a la tierra ni al Sol. Quedaba claro que no todo giraba en torno a la tierra.  Compiló todo esto en su “Sidereus Nuncius” pero cometió un error: se mofó –con razón-  de sus detractores abiertamente, lo cual era equivalente a mofarse de la posición oficial del clero. Por eso entró en la ecuación el cardenal Bellarmino conocido como “El martillo de los Herejes”, quien no había tenido ningún problema en mandar a la hoguera a Giordano Bruno unos años antes, y las reglas del juego cambiaron.

Es falso –las cosas hay que decirlas- que la Iglesia obligara a negar a Galileo su teoría. Si ese hubiera sido el caso, Galileo hubiera ardido en la hoguera como Bruno. El clero estaba más preparado y sabía que lo que Galileo decía era cierto, pero se amparó en que no era demostrable. Galileo fue censurado, si, pero en el sentido en  que su teoría no era una verdad absoluta, sino una simple hipótesis que aún no había sido demostrada. Pero el escenario cambia en los años sucesivos y muchos de  los que habían sido ridiculizados por él ascienden en grado dentro de la estructura eclesiástica. Galileo niega que jamás se le hubiera realmente prohibido difundir sus teorías (ni él ni la iglesia rubricaron jamás nada al respecto), pero es casi un anciano y está enfermo. La amenaza de la tortura y la cadena perpetua sólo le dejan una salida: Abjurar. Galileo terminó sus días ciego dictando sus últimas obras a sus escasas visitas bajo arresto domiciliario.

404px-Sidereus_Nuncius_1610.GalileoEs importante tener en mente  que a día de hoy, Siglo XXI, la iglesia mantiene su inocencia e insiste en que Galileo les “debía obediencia”. Incluso el papa actual ha hecho encaje de bolillos para no pedir perdón. De hecho la Universidad de “La Sapienza”de Roma, la mayor universidad de Europa, rechazó la visita del Papa por su postura en contra de Galileo.

Galileo es aún la bestia negra del clero. Pero no pueden evitar que si hoy, día de su cumpleaños, levantan la vista hacia el firmamento verán cómo los satélites galileanos giran en torno a Júpiter y caen piedras sobre Ucrania demostrando que el Universo no es perfecto. Por cierto: el mencionado Padre Apelles, terminó por asumir las teorías de Galileo.

Written by aitztv

15 febrero, 2013 at 15:57